NIU

L’Atelier de Pilar Güell

17/05/2018 — 28/05/2018

Comisariado: Tania Gómez, Raimon Bolibar, Hugo Finlay

www.facebook.com/events/1854378531239626/

Sobre la idea - Tania Gómez
00:00 / 00:00
Sobre los artistas - Tania Gómez
00:00 / 00:00
Sobre el montaje - Tania Gómez
00:00 / 00:00
Sobre la experencia - Tania Gómez
00:00 / 00:00
Hubo un momento en la historia del arte en la cual el artista Damien Hirst no especulaba con cadáveres ni diamantes. Parece el título de una película, según como se mire incluso de terror, pero fue real y podemos demostrarlo. Cuenta la leyenda que corría el año 1988, cuando entre la autogestión inmobiliaria deshabitada en los muelles de Surrey en Londres, la exposición Freeze marcó un antes y un después en el repensamiento de la cultura. Obviamente tras la reinterpretación, todo se difuminó entre lo intermitente. Hacía años que el pensamiento punk había empezado ha ser una moda, pero la verdadera ideología seguía latente en el espíritu de todo aquel que se negaba a aceptar lo inevitable. El do it yourself había quedado para aquellos pocos que habían decidido no comprar pantalones rotos para rasgarlos ellos mismos. El joven artista, que entonces cursaba segundo curso en Goldsmiths, profesionalizó un edificio abandonado convocando a 16 estudiantes más. Organización, espacios, luces, catálogo, difusión. Tres, dos, uno, autogestión. 
Tania Gómez, Raimon Bolibar y Hugo Finlay tampoco esperaban que nadie les ayudara. Sabían que la espera no era la actuación correcta para la absorción institucional, aunque tampoco deseaban que ese acontecimiento marcara el protagonismo del momento. Avanzan en paralelo porque el movimiento es la inercia visceral para evitar el estancamiento creativo. Hacer cosas y crear oportunidades para más de sesenta personas, muchas de ellas desde la perspectiva del primer encuentro con el sistema del arte, no se aleja del impulso de aquellos que acabaron con el nombre de Young British Artists. Algunos de ellos siguieron por el camino de la autopromoción, como en el caso de Tracey Emin y Sarah Lucas con The Shop, porque entendieron que un simple gesto no era trayectoria suficiente para un avance. 
Con Niu sucede de la misma manera. El pasado y el futuro se juntan en El Atelier de Pilar Güell, acondicionando dos salas en un presente donde la creación joven sigue sin tener el espacio requerido por una demanda que crea puentes entre los límites de la relectura. La principal idea de la exposición es la de eliminar cualquier barrera de las que surgen cuando la obra entra en contraposición con los conflictos de las instituciones artísticas. Por esta razón la muestra acoge a más de sesenta artistas periféricos y locales en un espacio emplazado en el laberíntico barrio barcelonés del Raval. El impulso se transforma en lugar de encuentro donde las barreras sólo existen cuando de nuevo, cruzas la puerta para volver a ese sitio inevitable, donde lo que interesa no siempre es sinónimo de interesante.

Sobre el autocomisariado - Tania Gómez
00:00 / 00:00
Mostrar más